miércoles, 3 de mayo de 2017

Edgar Allan Poe: "Crímenes en la Calle Morgue" y "El pozo y el péndulo"




Hoy: Edgar Allan Poe

• “Crímenes en la Calle Morgue”
• “El Pozo y el Péndulo”


Edgar Allan Poe: una breve visión al precursor del género policial, y fiel representante del terror
La vida:


Edgar Allan Poe fue un escritor estadounidense que nació en el año 1809 y murió en el año 1849. Tras la muerte de sus padres es adoptado por un comerciante llamado Allan, quién lo envía a estudiar a Inglaterra algunos años, donde finalmente egresa y regresa a los Estados Unidos en 1820. Tiempo después ingresa a la universidad de Virginia, pero es expulsado al poco tiempo y, tras algunas deudas por problemas con el juego, se pelea brutalmente con su padre adoptivo y se alista algún tiempo en el ejército. Más tarde ocuparía el cargo de director en la revista de Virginia “Southern Literary Messenger”, cargo que tuvo que abandonar por problemas de alcoholismo y por ser hipocondríaco. La muerte de su esposa y prima, Virginia Clemm, acrecentaría estas dos últimas cuestiones mencionadas, tentó así que algunas fuentes aseguran que habría muerto de una enfermedad llamada "Delírium trémens", por su traducción al español como delirio tembloroso, que es producida por la más aguda fase de la abstinencia al alcohol, aunque la muerte del escritor, aún es incierta.
La obra de mayor renombre (con sus títulos originales): En el año 1827 publica su primer libro compilatorio de poemas denominado “Tamerlane”, años más tarde, en el año 1837 publica “Narrative of Arthur Gordon Pym”, tres años después (1840) publica “Tales of the Grotesque and Arabesque”, “The Fall of the House of Usher”“The Murders in the Rue Morgue” y en el año 1845 se publica “The Reaven and Other Poems”. Pero la última obra publicada en su nombre fue la denominada “The Poetic Principle”, en el año 1850, un año después de su muerte.

El contexto: el Romanticismo Oscuro y de cómo éste influye en Edgar Allan Poe

El Romanticismo Oscuro es un término empleado para denominar a un periodo concreto en el arte. El mismo es un subgénero de la literatura  que nace en Estados Unidos a la par del trascendentalismo, un movimiento filosófico que sostenía la unidad del mundo terrenal y de la divinidad, así como el alma de cada uno de los individuos era idéntica al  alma del mundo entero, lo que no caería más que en la unificación de estos dos conceptos (individuo-mundo). Las obras del Romanticismo Oscuro fueron realmente influenciadas por las ideas trascendentalitas, aunque no compartían sus ideas. Se afirma lo anterior porque en las obras literarias que forman parte de este periodo, no se manifiesta el optimismo que es propio del pensamiento trascendentalista, sino que por el contrario, las obras se presentan con menos furor de este tipo, en cuanto refiere a lo humano, a todo aquello que a el mismo lo rodea y todo aquello a lo que por fuera de todo está (la divinidad).
El romanticismo es, el principal influyente de este movimiento. La terminología de “Romanticismo Oscuro” surge entonces como una forma de contrastar aquella idea trascendentalista que era razón del romanticismo propiamente dicho.  El autor a tratar hoy, y muchos otros,  han encontrado estas ideas incorrectas por ser egoístas, y por ello ha surgido este movimiento que hoy llamamos el romanticismo oscuro.
 El trascendentalismo plantea como cualidad esencial del hombre, la perfección. Los autores del romanticismo oscuro, rompen con este esquema, de manera que van a lograr convertir lo no-bello en arte, los personajes que van a conformar las obras literarias son propensos al pecado, son destructivos hacia el medio que los rodea y consigo mismos, ya que contrario a los pensamientos de unificación del trascendentalismo, estos no poseen la sabiduría y la perfección que Dios debería tener. Podemos ver esto claramente en los cuentos del autor (Poe), en donde los personajes tenían una vida sumamente trastornada, una vida llena de perversidad, en donde claramente se ve la ausencia de la perfección, donde también se demuestra tanto en “El Gato Negro” como “Corazón delator” que los personajes no son dotados del don de la sabiduría; puesto que a pesar de que éstos piensan haber dado con el crimen perfecto, su perfección no es tal como para que éste no sea descubierto. Nos encontramos entonces con personajes que en un abrir y cerrar de ojos, se llenan de perversidad y se vuelven propensos al pecado, ya que en Poe, no significa que no lo hayan sido antes, sino que por fin han dejado fluir sus intenciones, dejando así presente, el concepto de perversidad que tanto influyo éste movimiento de Romanticismo Oscuro.

Mientras que el trascendentalismo afirma que la divinidad no puede ser asociado con ninguna esencia, o imagen en sí, los románticos oscuros suelen representar  al mal en objetos externos al sujeto como ejemplo en la obra de este autor, encontramos en “El Gato Negro”, el mismo gato, quien asegura el narrador sería una bruja metamorfoseada, o el mismo narrador, quien por momentos, parece estar poseído por el mismo diablo. Así mismo, podemos nombrar otro claro ejemplo en “Corazón Delator”, ya que encontramos como instrumento diabólico, el ojo de uno de los personajes, quien, según así lo asegura el personaje principal, le traería pensamientos de índole maliciosa. Podemos decir también que, en el poema denominado “El Cuervo”, encontramos a este animal como una representación de aquello maligno, que podría darse a interpretar también como un demonio, aunque su interpretación es un tanto problemática.
Puede decirse también que tanto el trascendentalismo como el romanticismo oscuro, consideran la naturaleza como un gran eje en su pensamiento, aunque no lo enfatizan de la misma manera. De esta forma nos encontramos con la visión del trascendentalismo: la naturaleza como aquel lugar físico que intercede con lo no-físico, por y por consiguiente con una visión positiva y hacia la divinidad. Y, en segundo lugar,  encontramos la visión del romanticismo oscuro: la naturaleza como lugar físico donde se encuentra todo aquello que es sombrío, misterioso, siniestro y por su propio peso, maligno. Podemos observar entonces que el cuervo del poema “El Cuervo” de Edgar Allan Poe, procede de la naturaleza y es observado por el narrador como algo totalmente negativo, la encarnación misma de la maldad, de aquello que le hace revivir la falta de Leonora y su disgusto constante al respecto. Si llevamos este ejemplo a algo más nacional, podemos decir que un autor uruguayo reconocido, como lo fue Horacio Quiroga, se inspiró en los trabajos de Poe para luego escribir sus obras, concibe progresivamente a la naturaleza a través del recurso llamado “paralelismo psicocósmico” en el cuento “A la deriva” de manera que el paisaje natural va acompañando el sentir emocional y vital del personaje principal, cuando este comienza a morir lentamente, el paisaje se va tornado cada vez más sombrío, cada vez más oscuro, cada vez, mas maligno.


Edgar Allan Poe y el género policial

El género policial es una vertiente de la literatura en donde se procede de manera narrativa a redactar hechos ficticios de manera de darle a estos cierta credibilidad, para que parezca que  la historia o alguno de sus elementos, en algún momento, fueron reales. Las obras de este género siempre rondan la resolución de misterios y casos de índole policial y detectivesca, y por lo tanto sus personajes principales suelen ser policías o más bien detectives, quienes por medio de la reflexión, la indagación, el uso de la razón y el análisis de un caso en concreto, logran la resolución del mismo. A sí mismo, podemos encontrar en “Los Crímenes de la Calle Morgue” dichas características en su personaje principal. El mismo es dotado de una capacidad analítica-deductiva extraordinaria, aplicada a todas las situaciones de su vida, ya que podemos ver un ejemplo simple de su agudeza al comienzo del cuento como una pequeña demostración de su vivacidad, y una gran demostración de análisis deductivo al final del cuento, en donde es éste personaje quién logra resolver finalmente el caso, procediendo tal y como es característico de los detectives de este género.
El escenario de los crímenes que se suceden en estas obras, toman lugar en la alta sociedad, y, al igual que todo lo nombrado anteriormente, también está relacionado con aquello que hace ser al romanticismo oscuro, ya que presenta a la sociedad como inmoral, no perfecta, una sociedad que comete crímenes y por lo tanto se ve expuesta al pecado y aquí es, donde se ve una de las innovaciones de Poe. Aunque sus escenarios sean de alta sociedad, cuando los personajes caminan por las calles, se deja apreciar en la narrativa todo lo que no es bello, toda la suciedad y lo inmoral de la ciudad, haciendo así arte, con lo que nunca antes había sido antes considerado arte.
Podemos decir entonces que Poe le da origen a este género cuando, en 1841 publica “Los Crímenes de la Calle Morgue”, aunque también es necesario destacar que por supuesto no es su única obra de este estilo, ya que en su repertorio encontremos obras como “El misterio de Marie Roget” o “El Escarabajo de Oro”, entre otras.

Un breve argumento de “Los Crímenes de la Calle Morgue”

 Este cuento de Poe trata de dos amigos que se conocen en una biblioteca, uno de ellos, de muy bajos recursos, pero muy inteligente, por cierto. Éste inteligente hombre, cuyo nombre es Dupin, oficia como detective aficionado durante la historia, haciendo brillantes demostraciones de su gran capacidad analítica y su capacidad para conectar y relacionar hechos que, para su amigo, por no contar con las mismas características, le sería imposible. El título de la historia se debe a un doble asesinato que se produce en un cuarto piso de un apartamento francés, que causa gran revuelo en los vecinos y en la policía local, puesto a que esta última, carece de la genialidad para resolver el caso. Resulta así que el detective aficionado Dupin, logra por medio de un oficial de policía ingresar junto a su amigo a la escena del crimen, y de esta manera sacar sus propias conclusiones, analizando todas y cada una de las salidas que el criminal pudo haber tomado cuando escapó, pero al analizar el pelo hallado en la escena del crimen, las raras marcas en los cuerpos, y luego de considerar la fuerza sobre humana que se necesitaría para cometer un crimen tan atroz, entiende la inusualidad del caso. De esta manera concluye que el culpable del crimen sería un orangután, relacionado a un marino suizo residente en Francia. 

¿Por qué se elige un orangután como responsable del crimen?

Al finalizar la lectura de este cuento, se me ha venido esta pregunta en cuestión y me han surgido muchas otras. Si el humano es aquel que es perverso, ¿por qué dotar a un animal con este sentimiento también?, ¿Qué es lo que vio Poe similar entre un humano y un orangután? Investigando luego, hay que entender que los humanos tenemos necesariamente un grado de parentesco con los orangutanes, tenemos entonces más similitudes de las que creemos. Además de compartir con infinidad de especies la característica de que nos situamos en el reino animal, procedemos los dos de la orden de los primates, a su vez ambos somos antropoides, de la familia homínida, en los que se encuentran géneros como el ser humano, los chimpancés, los gorilas, los bonobos y los orangutanes.
Aquello que nos diferencia de los géneros mencionados en el párrafo anterior, es nuestra capacidad craneana, nuestra construcción esquelética que, aunque es similar, no es la misma. Nuestra posición bípeda es, sin duda, uno de los factores principales de diferenciación, que se logra a partir de que nuestro fémur se une  en un ángulo recto con nuestra cadera, y nuestro músculo denominado “glúteo mayor” permite que no nos caigamos al caminar, uniéndose así a la parte posterior del fémur. A diferencia de los orangutanes, nuestras manos y pies son muy diferentes entre sí y nuestros miembros superiores son más cortos que los inferiores. Tenemos también caninos menos desarrollados y menos vello corporal.
Aunque las características que diferencien al humano del orangután sean biológicas, también podemos encontrar razones intelectuales, ya que los seres humanos tenemos la capacidad de realizar razonamientos complejizados y tenemos también la capacidad de utilizar la creatividad, procedimiento único en el reino animal. Pero, a la hora de matar ¿seríamos tan distintos a un orangután?, si la perversidad se apoderase de nosotros, ¿podríamos separarnos de un ser no reflexivo?, aun si reflexionáramos ¿seríamos mediadores en una situación semejante? Tales atrocidades se han visto en otros cuentos de Poe, y peores atrocidades (quizás porque han sido adaptadas a los tiempos que corren) se ven actualmente. El punto es que a mi parecer, Poe elige este animal porque es extremadamente similar (aunque no es lo mismo) al ser humano, y la atrocidad que éste ha cometido, pudo darse por una simple necesidad de destrucción, por el comprensible miedo hacia el género humano que tanto tiempo lo mantuvo cautivo, o bien por la perversidad en si, tal como un humano lo haría, por un odio sembrado hace tiempo o por un hecho perverso repentino, tal como se repite en el “Corazón Delator” y “El Gato Negro”.

Sobre el argumento de “El Pozo y el Péndulo”

El pozo y el péndulo", es perteneciente al género horror de la literatura, y por ello se caracteriza por generar cierto nerviosismo, que se torna al miedo mientras la historia se desarrolla. Sobre el argumento de la obra lo que podemos decir es que nuestro narrador es condenado a una tortura psicológica con la finalidad de volverlo loco y que esto termine con su muerte. El narrador es condenado por la inquisición española torturándolo con la finalidad de matarlo, encerrándolo primeramente en una celda a completa obscuridad. En esta celda, el personaje se encuentra caminando y gracias a un tropezón logra darse cuenta que de haberlo hecho metros más adelante habría caído en un pozo sin fondo y habría muerto. Así comienza su tortura psicológica, puesto que al estar en la oscuridad, este comienza a pensar que estos pozos están en abundancia por toda la celda y que cayendo en uno de ellos iba a morir. Luego lo vence el sueño, cuando despierta, encuentra una hogaza de pan, y una jarra con agua, consume estas dos cosas y se da cuenta que claramente, estas tenían algún tipo de droga, puesto a que relata que su visión se ve interferida. Cabe destacar que para este entonces, ya hay luz en la habitación, y por ello puede ver el entorno de la misma y relata que las paredes están cubiertas de imágenes diabólicas, y que el suelo es de piedra, logra ver por encima de su cuerpo un péndulo que se mueve de lado a lado, que aumenta de extensión y desciende con el tiempo, que posee una gran y afilada media luna en la punta, a modo de cortar todo lo que con ella interfiera. Al estar nuestro narrador atado, entiende que al poder burlar el destino que los monjes tenían para el no cayendo en el pozo, estos lo están sometiendo a ser rebanado por el péndulo. Segundos antes de ser rebanado por el péndulo, el personaje se da cuenta que si se pone carne sobre las vendas que lo sujetaban inmóvil, las ratas cortarán las mismas y así podrá liberarse. Logra de este modo frustrar el cometido de los monjes. Luego de esto, la tortura no termina, pues él tenía necesariamente que morir, así que los demonios que ilustraban las paredes comienzan a pintarse de colores más vivos y con miradas más penetrantes, la forma de la habitación comienza a cambiar, de manera que ahora se convierte en un rombo (debo mencionar que antes era un cuadrado) y lentamente comienza a hacerse más diminuta e irregular, de manera que las paredes comienzan a empujar a nuestro personaje principal hacia el pozo. Al momento de caer, las paredes retroceden, se escuchan melodías victoriosas de trompetas y un brazo robusto lo salva de la caída: el general francés Lasalle acaba con la inquisición española.

Breve comentario

Es digno de reconocer en esta historia, el importante uso del lenguaje que Poe tiene. Es una historia en la que sin duda logra transmitir los sentimientos del personaje y transporta al lector a la celda del relato. Lo destacable es ese sentimiento de miedo y locura del personaje, el sentimiento de paranoia que le transmite la situación, ya que cuando se le niega el sentido de la visión, este se imagina cosas donde no las hay. Sobre el final de la historia el personaje ya denota locura puesto a que en la inquisición española, no podrían encontrarse cámaras que cambiaran a formas irregulares, que cambiaran de ser un cuadradas a ser un romboides, así mismo no se puede dar que éste notara cambios en los dibujos en las paredes, porque de serlo así, esto sería una tecnología muy avanzada para la época, y por lo tanto infiero que dado a la situación a la que el personaje fue expuesto, quedó en algún punto, deficiente mentalmente; aunque no niego que alguno de los retratos que se plantea en el relato puedan ser potencialmente posibles. Es una historia que a mi entender logra, en el comienzo de la obra trasmitir un sentimiento de angustia, de soledad, de temor al lector mismo, y más hacia el final, se experimenta el estado de nerviosismo por excelencia. Admito de todas formas que aunque me parezca una obra excelente, hubiera preferido que el personaje muriera, para que finalmente termine con su tormento como el expresó en un momento, en el que solo tenía una esperanza, y esa esperanza era morir.

Así culmina estas pequeñas reseñas de este autor tan aclamado, recomiendo se lea "El pozo y el péndulo" que a pesar de no ser de sus obras mas conocidas es, a mi entender, la mejor que he leído. Dejo por aquí abajo un audiolibro de un muy buen locutor:




Aclaración: estas reseñas forman parte de un trabajo final de literatura (5° humanístico), el cual encontré hace algunos días y me pareció bueno compartirlo con ustedes. Sufrió algunas modificaciones, omisiones y le fue agregado multimedia.


Agustina Soca

domingo, 5 de febrero de 2017

"Pedro Páramo" - Juan Rulfo

Breve puntualización sobre los acontecimientos de la vida del autor:

Juan Rulfo, fue un brillante escritor nacido en Acapulco, México; aunque esta labor le causó el reconocimiento mundial como parte de los mejores escritores del siglo XX de habla hispana, Rulfo también se dedico a ser fotógrafo y guionista.



Nace un 16 de Mayo de 1917, y en sus primeros años de vida quedaría completamente huérfano, pues su padre sería asesinado y su madre moriría teniendo él cuatro años de edad. Tras estos hechos su familia caería en la ruina, por lo que el niño tendría que abandonar su hogar originario y mudarse, primero con su abuela a San Gabriel, y luego a un orfanato en Guadalajara desde sus diez hasta los catorce años.


Para 1934 ya había comenzado a escribir sus primeras colaboraciones literarias con una revista llamada "América", y cuatro años mas tarde, comenzaría a publicar sus cuentos en algunas importantes revistas literarias de la época.
En la obra literaria de Rulfo, hay por lo menos tres trabajos que le posicionaron en la cumbre del éxito literario y ellos son: "El llano en llamas", "El gallo de oro" y el asunto que nos trae hoy aquí "Pedro Páramo".

Sus obras son caracterizadas por una mezcla de realidad y fantasía que se sucede en ambientes campestres y pueblerinos de México, de la región de Jalisco, la misma que lo vio hacerse muchacho, pueblos tales como: Sayula, Talpa, San Gabriel, Mascota, Zenzontala, Talpa, Apango, etc.

El Mexicano muere el 7 de enero de 1986, no sin antes ser galardonado con grandes premios literarios, como el Premio Nacional de Literatura o el Premio Príncipe de Asturias.



Un pequeño y humilde análisis entre mezclado con la reseña de "Pedro Páramo":

La novela comienza con los relatos en primera persona de un joven cuyo nombre no conocemos hasta llagar a una parte avanzada de la novela: Juan Preciado. Tras la muerte de su madre, decide por por su encargo buscar a su padre, un gran terrateniente poderoso llamado Pedro Páramo, en el pueblo de Comala. Se puede decir que Juan Preciado va a Comala en busca de su padre, lo que simboliza claramente que va en busca de su origen, de su historia.

Dicha historia es una historia de poder, donde Juan Preciado puede oír voces que no deberían estar allí según los principios de la racionalidad, ver gente que no debería ver, personas que están muertas. Son esas mismas personas que construyen el relato y nos ayudan a imaginarnos como era Comala antes de que todos murieran. Ellos narran desde las tumbas del camposanto, desde las calles y los lugares ya abandonados. 


Juan Preciado se corresponde con la situación del pueblo de Comala ya que también muere en un momento determinado; tras estar sometido a la atmósfera agobiante. Ésto significó la pérdida de alguna forma de la ilusión que tenía con respecto a Comala: pensar en encontrar una ciudad con grandes valles verdes y encontrar finalmente un desierto sin personas, sin nada. Podemos decir entonces que Juan Preciado muere al no encontrar comunidad, al darse cuenta que todos están muertos. Por ello, Juan Preciado muere (simbólicamente) por la pérdida de ilusión, mimetizándose con el resto del poblado.


De Pedro Páramo, podemos saber que es un terrateniente de familia del mismo estigma, por lo que podemos concluir que no vio otra realidad desde su nacimiento que ese modo cruel de vida, pero que sin embargo, mantiene un cierto cariño por lo menos con dos personajes en la historia: su hijo Miguel Páramo y Susana San Juan, su amor.


Miguel es retratado como un joven problemático, preso de sus caprichos, a quien su padre siempre salva de los inconvenientes que él mismo produce en Comala. Éste joven es acusado de violación a la sobrina del padre Rentería al menos en dos ocasiones, aunque nunca llega a saberse si realmente era él el culpable (aquello queda mas bien, creo yo, a la interpretación personal del lector). 
Miguel Páramo termina muriendo joven, acto que amarga la vida de su padre. 

La segunda persona de interés de Pedro Páramo fue sin duda Susana San Juan. Era hija de otro poderoso, con la cual Pedro se casa para mantener alianzas de poder y de la cual se termina enamorando. Susana, según los otros personajes, termina abatida por la locura que le produjo el vivir con el mujeriego, cruel y déspota de Pedro Páramo, y termina muriendo. Desde aquel momento podemos ver el claro abatimiento de Pedro, quien comienza su declive final, dejando todo a la suerte del destino como una forma de dar su venganza final contra el pueblo de Comala. Cuando Pedro Páramo muere, el resto del pueblo y las esperanzas de que alguna vez pudieran ser considerados mueren con él.

 

El contexto y la temática

La revolución mexicana de 1910 marcaría un gran crecimiento de las ciudades en aquel país, dejando relegados los pueblos lejanos como Comala. Al ser zonas marginales, la revolución no habría podido solucionar los problemas de las mismas. Por tanto en la obra se plantean diversas temáticas: el abandono del gobierno de los pequeños pueblos sumidos en la miseria, la violencia que representa el mismo Pedro Páramo (pues el poder que sigue en manos de ricos y poderosos) y el papel de la institución de la iglesia. De una forma u otra las almas quedan penando en Comala, lo cual nos podría revelar las convicciones del autor sobre la iglesia, que no fue capaz ni siquiera de brindarle la salvación a esa pobre gente.


Esta obra es una de esas que necesita ser leída y releída por su potencial simbólico. La redacción de la misma no precisó de mucho tiempo, de hecho solo fueron algunos meses, ya que el autor se vio inspirado por su vuelta el pueblo de sus orígenes:

"No había escrito una sola página, pero me estaba dando vueltas a la cabeza, y hubo una cosa que me dio la clave para sacarlo, es decir, para desenhebrar ese hilo aun enlanado, Fue cuando regresé al pueblo donde vivía, 30 años después, y yo lo encontré deshabitado (...). La gente se había ido, así. Pero a alguien se le ocurrió sembrar casuarinas en las calles del pueblo. Y a mí me tocó estar al pie de la Sierra Madre. Y entonces comprendí yo esa soledad de Comala, del lugar ese"
 Juan Rulfo.

Lo maravilloso de la novela es la innovación técnica para el momento y las circunstancias desde la perspectiva narrativa que posee. Una mezcla de un lenguaje poético y el habla popular entrelazado en la obra, que luego fue un clásico recurso del autor, su tradición narrativa.


Una novela en donde Rufo nos deleita con el uso del tiempo: los sucesos no están dados en forma ordenada, sino que se van dando dependiendo de quien sea el personaje que los cuente, es el lector quien luego tiene la tarea de ordenarlo en su mente. La obra exige al lector mucha atención por el tema de los saltos cronológicos que posee. Si bien no cuenta con capítulos, es fragmentaria: se compone de 69 fragmentos en total, que permiten que el lector pueda concebir temas centrales y secundarios prescindibles. De todas formas podemos dividir la historia en dos grandes campos, o fragmentos mayores, o partes. La primera son todos aquellos fragmentos en los que predomina la narración de Juan Preciado, con una narración cronológica en la que luego nos enteramos que se trataba de un diálogo cuasi monólogo que tenían Juan y Dorotea. La segunda parte son todos aquellos fragmentos que se corresponden con el tiempo de narración de Pedro Páramo.

La interpolación es el recurso estructural quizás más rico a mi parecer de la novela. Es la inclusión de los recuerdos o pensamientos que los personajes tienen dentro de la obra. Une el discurso completo, pero al mismo tiempo éstas (en este caso) son prescindibles, puesto a que podríamos sacarlos y la historia podría aun comprenderse a la perfección, pero estaríamos de alguna manera privándonos de conocer a fondo los recuerdos y pensamientos de los personajes, lo cual no nos permite deliberar mas con exactitud la personalidad e historia de vida de los mismos. Es interesante la interpolación cuando expresa los recuerdos de los personajes, porque bien podemos decir que eso es Comala, un montón de recuerdos, un pueblo que ya no es pueblo, y que solo vive en el recuerdo de sus personajes.

La narración se sucede en muchos momentos como una construcción oral que surge a partir de la interacción de los personajes, habitantes de Comala. Es interesante observar como oralmente se va formando la historia del pueblo, de Pedro Páramo y de todo lo que a él le pertenecía.


Los personajes muertos, sin duda actúan como si estuvieran vivos, lo que al comienzo confunde de alguna manera al lector.  El hecho de que todos en Comala sean almas que vagan, deriva también de la creencia popular que admite que quienes sostengan el pecado en sus vidas, permanecen vagando hasta que las oraciones de sus seres queridos los rediman. Claramente los sucesos y la situación de los personajes son una grata y precisa mezcla de realidad y fantasía. El lector se encuentra  al comienzo en exactamente en la mima situación que Juan Preciado: no sabe nada, tiene la misma ansiedad y dudas que él. Nosotros como lectores nos vamos enterando por lo menos en la primera parte de la novela al mismo tiempo que Juan Preciado sobre la historia de Comala y su padre. 


Pedro Páramo es la típica representación del terrateniente poderoso mexicano de la época, quien sometía a los habitantes del pueblo pues era dueño de todo cuanto se veía hasta el horizonte, y los habitantes del pueblo mantenían con él una relación un tanto parecida a la de vasallo-señor feudal.

Así culmina la reseña de este exitoso libro que sin dudas siempre nos da otra sorpresa cada vez que lo releemos. La fuente principal de donde me informé fue la 28° edición de la novela, una edición ampliada del 2015 de Ediciones Cátedra, Madrid.



Agustina

sábado, 7 de enero de 2017

De libro a película: La chica del tren

¡Buenas noches a todos! Hoy vengo con la primera entrada del 2017, que relaciona el mundo cinematográfico con el literario a través de la adaptación de la novela debut de Paula Hawkins llamada La chica del tren, un thriller psicológico que causó furor en el 2015 cuando fue lanzado, lo que llevó a que fuera llevado a la pantalla grande a solo un año de su publicación.

En diciembre fui al cine a verla tras haber esperado semanas para poder ir ¿Que por qué tenía ganas de verla? Porque el año pasado leí el libro (dos veces, una en español y otra en inglés para el liceo) y me en-can-tó. Bueno, no es que el libro en sí sea tan bueno, pero es que el final me ganó 100% y después quedé loco. Es la única parte realmente emocionante del libro, para ser honestos. El resto sirve más bien para construir el escenario de la historia para que al final todo se de vuelta y no entiendas nada.

-

La trama, de tanto el libro como de la película se centra en Rachel: una mujer de treinta y tantos años que lleva divorciada ya un par de años de su (ahora ex) marido Tom, a quien descubrió engañándola con otra mujer con la que, luego de haber dado por terminado su matrimonio con Rachel, se casó y tuvo una hija. El matrimonio con Tom venía desmoronándose desde hacía tiempo por dos razones: la primera, la esterilidad de la protagonista; y la segunda, su alcoholismo. Lo peor es que su problema con el alcohol la llevaba a tener frecuentes lagunas mentales en las que no tenía idea de lo que pasó, que hizo, con quien estuvo, etc.  

Como se podrán imaginar, tras una situación así Rachel no se encuentra en su mejor momento. Aún tras el divorcio sigue usando el apellido de su marido, vive en el cuarto de invitados de la casa de una amiga y su problema con el alcohol no hace más que empeorar, trayendo consigo más problemas de memoria. Para peor, el tren que se toma todas las mañanas para ir y volver del trabajo pasa (y se detiene) justo frente a la casa donde vive Tom con su actual esposa Anna y su pequeña hija. La casa que la misma Rachel compró años atrás. 


También es capaz de ver por la ventana del tren a una pareja que vive a unas casas de distancia, cuyos nombres desconoce pero que ella llama Jason y Jess. Ellos se ven como la pareja perfecta para Rachel, y simbolizan todo lo que ella tuvo y perdió. Los mira todos los días desde el tren y se imagina la vida perfecta que, en su mente, ambos llevan. Así transcurre la vida de Rachel, entre tren y tren y tomando gin tonic a las ocho de la mañana. Un día, mirando a "Jason y Jess" desde el tren, observa algo que la deja perpleja. Así se verá envuelta en un misterio en el que nadie sabe nada, donde las pistas llevan en caminos opuestos y la protagonista no logra recordar nada de lo que pasó, excepto que se levantó al día siguiente de los hechos cubierta en la sangre de... alguien. 

-

La novela y la película son contadas no solo desde la perspectiva de Rachel, sino también desde la de otros personajes, que además narran en lineas de tiempo distintas. Cosas como "un mes atrás", "tres semanas antes" y cosas así abundan en el libro, mientras que en la versión cinematográfica se sobreentienden los cambios de tiempo. Lo malo de esto es que, al menos que ya te sepas la historia, te puede llegar a confundir un poco la película, más que nada sobre el final, cuando explota todo. Ese es el único punto débil que le encontré a la adaptación.

El ritmo de la película es algo lento, al igual que el libro, y las cosas se ponen intensas en los últimos minutos aproximadamente. Yo creo que el final le hace justicia a toda la obra, pero hay quienes no piensan así. 


Rachel, en el túnel en el que ocurre el principal misterio de la obra


Como adaptación de una novela, el trabajo está muy bien hecho. La esencia del libro, las sensaciones, el clima, la narración, el ambiente... todo está en mi opinión muy bien logrado y fiel a la obra original, o al menos como yo me imaginé todo. Destaco por un lado el trabajo de cámaras, que logra capturar a la perfección los momentos cuando Rachel intenta recordar los episodios de borrachera que tiene en blanco: escenas fugaces, borrosas y violentas. También me gustó que película tiene un tono gris casi todo el tiempo, que pega perfecto con el estilo de la obra y el ánimo de la película. 

Claro está, que al ser una película se quitaron algunas escenas. Estas escenas pudieron haberle dado una profundidad importante a los personajes, pero con lo expuesto en el cine uno puede perfilar a Rachel, Tom y los otros sin problemas. De todas formas, me gustó la película tanto como la novela y me alegra haberla podido ir a ver. No se si sigue en cartelera aún, pero aunque no esté, animo a todos los fans del thriller psicológico a verla. Es interesante, entretenida y te mantiene el vilo hasta el final.



Emiliano

miércoles, 24 de junio de 2015

Rebelión en la granja - George Orwell

Bueno, hace mucho tiempo que no subía una reseña. De esto voy a culpar a la falta de inspiración y a la falta de lectura. No sé por qué, pero estoy leyendo y dejando por la mitad varios libros, y desde hace varios días que intento ponerme a escribir una reseña de algún libro terminado, sin lograrlo. Estoy pasando por un bloqueo lector sin duda, pero bueno, todo tiene solución.

Del libro que les voy a hablar es Rebelión en la granja. Lo leí porque me lo mandaron a leer en historia debido a que estamos estudiando regímenes totalitarios como el stalinismo y el profesor cree (o yo supongo que cree) que esta corta obra del inglés George Orwell puede ilustrarnos en este tema desde una perspectiva diferente.   

Rebelión en la granja es uno de esos libros que siempre quise leer: corto, muy famoso, alabado por básicamente todos los que lo leyeron, con una temática polémica, un mensaje aún más polémico y con animales que hablan. En resumen, básicamente el libro perfecto. Sin embargo, nunca me había puesto a leerlo porque nunca tuve demasiadas ganas, así que gracias profe por obligarme a leer este libro y demostrar que no todo lo que nos mandan a leer en el liceo es aburrido. 

-

Estamos en una zona rural de Inglaterra, en un tiempo no especificado de la primera mitad del siglo XX. En la Granja Manor vive el señor Jones con su esposa y sus muchos animales: hay cerdos, caballos, perros, ovejas, gallinas, vacas, patos y una gata. Estos animales viven una situación de maltrato constante, pues son golpeados y forzados a trabajar de forma casi constante y reciben a cambio frugales raciones de comida, para terminar muertos a hachazos o descuartizados cuando ya sus cuerpos no pueden trabajar tanto o producir lo suficiente.  


Los animales ya están cansados de esta situación, del trabajar incansablemente para darle todo a los humanos, quienes por sí mismos no producen nada pero consumen todo. De todas formas, nunca han hecho nada para revertir esta situación. Esto cambia una noche en la que los animales se juntan en una especie de asamblea en un granero para oír sobre el sueño que tuvo el cerdo Mayor, el más viejo, sabio y por ende respetado entre los animales. 

Mayor soñó con un mundo en el que los animales sean libres del yugo del hombre, que no es más que un parásito y en el que todos los animales, viviendo en condición de igualdad creen su propia república. Hace ver a los animales lo mal que está su situación, lo abusados y explotados que están siendo. Exhorta a todos a trabajar por una revolución animal aunque los resultados de esta no sea vista por ellos, pero sí por las generaciones futuras. Finalmente, luego de enseñarles una canción llamada Bestias de Inglaterra en la que se canta por la libertad del látigo y opresión humanas, se da por terminada la reunión.

Corto tiempo después, Mayor muere y dos jóvenes cerdos llamados Napoleón y Bola de Nieve deciden tomar las riendas de la granja y preparar a todos los animales para una revolución en la que esperan expulsar al señor Jones, a su esposa y a sus peones de la granja. 
Este plan es exitoso, y logran convertir la granja en un territorio puramente animal, incluso cambiándole el nombre a Granja Animal y creando los siete mandamientos del Animalismo, la nueva filosofía de la granja que básicamente reafirma el hecho de que los animales son amigos y los humanos, enemigos, además de prohibir a los animales tomar conductas humanas como vestirse, andar sobre dos patas y dormir en camas, y por último declarar que "Todos los animales son iguales".

Si bien esta granja comienza próspera, pronto algunos cerdos comienzan a corromperse y a entusiasmarse con el poder, y cuando Bola de nieve propone la construcción de un molino de viento, las cosas terminan por salirse de control, dando paso a un régimen mucho más autoritario y represivo del que se esperaba, ya que supuestamente, todos los animales son iguales. Con el paso de los meses los cerdos van volviéndose más autoritarios y comienzan a tener conductas desviadas del propósito de la revolución, yendo incluso contra los mandamientos originales y cambiándolos a su antojo. Así, van convirtiéndose lentamente en sus mayores enemigos: los hombres. 

-

Lo que más me gustó de Rebelión en la granja fue la crítica directa que hizo Orwell al régimen Stalinista de la URSS, que tanto se separó de los propuestos originales del comunismo de Lenin, quien quería la libertad del pueblo ruso que luego fue básicamente esclavizado por Stalin. 
Cada personaje del libro es una caricatura de una persona o un grupo de personas relevantes en la Revolución rusa o en la sociedad ya establecida luego de ella. Creo que este recurso fue muy bien manejado y me gustó especialmente que haya usado a los cerdos como ejemplo. 

Por último, rescato el mensaje principal que me dejó la obra: Los líderes políticos, aún con las mejores intenciones, siempre pueden ser potenciales dictadores. 


Emiliano

jueves, 18 de junio de 2015

La situación: me voy un año de intercambio

Así como lo leen, esta entrada es para comentarles a ustedes, lectores, que en agosto de este año voy a irme de intercambio con la organización YFU. Voy a vivir hasta junio del 2016 en Austria con una familia de allá, voy a ir al liceo allá y todo eso. 

La idea de irme de intercambio surgió en febrero y luego de considerar países de destino, me decidí por Austria. Los motivos de esto, las cosas que estoy haciendo relacionadas al intercambio y cosas relacionadas con él las voy a estar escribiendo en otro blog que creé, llamado Mi año en Austria (la originalidad no es mi fuerte). 

Debido a esto, durante el año que pase allá no voy a escribir tan seguido en el blog. ¿por qué? porque voy a estar más concentrado en aprender el idioma y meterme en la cultura de allá, por lo que estar al mismo tiempo metido en el mundo literario de acá me haría mas mal que bien. 

En fin, si querés saber más sobre qué es un intercambio, sobre YFU y lo que he hecho hasta ahora, entrá a mi blog y enterate. 



Emiliano